sábado, 8 de febrero de 2014

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte (Harry Potter #7)


 Sinopsis


Este curso Harry Potter no podrá ir a Hogwarts. Tiene una tarea más importante para el mundo mágico: la de localizar y destruir todos los Horrocruxes. Pero no estará solo, contará, como siempre, con la ayuda de sus amigos Ron y Hermione que le acompañarán en este peligroso viaje. Harry dejará atrás la seguridad que otros magos intentaron darle y tendrá que enfrentarse a grandes peligros para salvar su vida y la de muchos otros. Concluye así la serie más vendida de la historia de la edición, que a la postre se ha revelado como un gigantesco puzzle literario de casi 3.700 páginas dividido en siete partes. Con un ritmo infernal que corta el aliento, y un final tan emocionante como inesperado, el último libro constituye un broche de oro en el que infinidad de detalles que surgieron en las seis entregas anteriores cobran sentido y tienen una explicación exacta, dejando al lector maravillado ante tan inmensa obra de relojería.

Título original: Harry Potter and the Deathly Hallows
Autor: J.K. Rowling
Año: 2007    
Puntuación: 6/5
                          


¿Cómo hablar de algo sobre lo que no encuentro palabras? Este libro es el que más tiempo dejé sin leer, porque tenía miedo de terminarlo. No quería terminarlo, me daba mucha pena terminar algo que amaba así de repente. Esta reseña es largísima y supongo que es debido a la mezcla de sensaciones que tenía y para poder descargarme por última vez en este libro. Contiene serios spoilers. 
Reseña

Primeramente hay que hablar por la situación que atraviesa Harry en todo el libro no se siente liberado, está aprisionado por la profecía y la misión que le encomendó Dumbledore para salvar al mundo mágico. Y Dios, Dumbledore. Pensó todo hasta el último detalle, los cuentos infantiles, el desiluminador, la snitch. Pero algunas cosas se le fueron entonces de la mano. Y me enseña entonces que las personas más nobles, honestas y llenas de bondad no son siempre así. Ese pasado oscuro con Gellert es lo que lo lleva a Harry a tomar todas las decisiones que toma y a salvar el mundo mágico a pensar que el que encomnedó la misión de alguna manera lo abandonó, no le dio más ayudas.

Es un libro muy extenso, pero aun no puedo superar la muerte de Moody y Hedwig, así de la nada en el cielo, al principio de la historia. Y fue la primera vez que me encontré con las acciones de Fred tan serias al ver a George herido.
Y los festejos en La Madriguera. El pastel de Harry con una Snitch, Ginny, despidiéndose de el posible escape de Harry, proporcionándole un regalo para que no olvide en todo el viaje. Amo eso. La manera que Harry, en el medio del bosque espera un rayo de luz verde golpearlo, piensa súbitamente en los labios de Ginny y la manera que lo hace sentir. Y también me causaba mucha gracia Krum ante los celos de Harry, quejándose porque ninguna chica bonita estaba disponible.

Entonces se produce el escape, y a partir de allí comienza un ambiente raro y nostálgico en las situaciones: acción, pura acción, escape, duelos y dolor de la cicatriz. Pero además de eso se puede sentir en el aire la tensión de la pre-guerra. Porque todos están seguros que habrá una. Y en cada situación termino con ganas de llorar. 
Por ejemplo, la huida de Ron. La huida de Ron fue tan inteligente, no por parte de èél claro, si no por parte de Rowling. ¿Por qué? Bueno, Harry y Hermione ya eran grandes y todo el mundo sabía que se podían enamorar. Pero Joanne, a través de capítulos y capítulos de ellos dos, y en situaciones como en las del Valle de Godric demostró que son hermanos. No «Sólo amigos» No, ellos son hermanos, que se acompañaron toda la vida y lo único igual de fuerte que eso es el amor de los dos hacia Ron y Ginny. La verdad que descubrí entonces para qué servía la verdadera huida de Ron, además que él pudiera darse cuenta de lo que hizo y recurrir al desiluminador. (Ahora se supo que ella no le gustaba Romione, pero no nos vamos a adentrar a eso)

La llegada a Hogwarts, el encuentro con Aberforth y la verdadera historia sobre Ariana me sacaron considerables lágrimas. Y otra cosa que nunca me quedó clara; ¿Cho aún quería cargarse a Harry? wtf.
Bueno, entonces allí comienza la Batalla de Hogwarts, los momentos de tensión y de llanto, la muerte de personajes inolvidables y la injusta y retorcida que puede tornarse la vida.
Y con el regreso de Draco Malfoy, llega nuevamente una pequeña nueva enseñanza: Aunque una persona esté manchado con escrúpulos, mentiras, traiciones y maldad, no siempre es así. Las personas malas pueden ser buenas. Las personas buenas pueden ser malas.

La historia del príncipe. No puedo explicar como me hizo sentir. Un pequeño Severus, espiando a la niña que amaba, intentando hablarle, gustarle, hacerla sonreír. Su ida a Slytherin, la separación que podría costarle no verla nunca más. Y James Potter, oh por dios. ¡Sintieron el punzante dolor cuando Severus le decía a Lily que ella le gustaba a James? ¿Que no era lo que ella creía?
Dumbledore diciéndole a Severus «Me das asco» fue algo que me perturbó, dado que nunca había leído decir a Albus algo como tal. La ayuda que le proporciona este y los sucesos que acometen después me dejan la sangre helada. Al principio me sentí muy molesta porque Severus en realidad no se haya encariñado con Harry. Tal vez un poco, pero no del todo. Porque su único fin era hacerlo todo por Lily. Como se sintió impotente al saber que Harry iba a morir, lo cual fue algo desgarrador también saber que le importaba tanto ese esfuerzo que había tenido encima tanto tiempo. Y que aquél día una cierva saltó en una haz de luz en su varita y le confesó a Albus, que había derramado lágrimas un angustioso y perpetrante «Siempre»

Ese coraje que impone Harry en la Batalla Final, argumentando con Voldemort, es donde verdaderamente Tom Riddle me da lástima. Todos mirando un suceso histórico, Harry advirtiéndole que va a cometer un error, lo engaña con palabras y entonces sucede. El error. La falla del plan. Si Voldemort se hubiera arrepentido ante Harry-que obviamente no lo hubiera hecho- no se hubiera desvanecido y acabado. Harry me mostró por primera vez actuar como un hombre. Esta vez no chilló contra Voldemort. Ni tan siquiera intentó matarlo, ni pedir ayuda. Esta vez Harry, le dio la oportunidad de arrepentirse. De volver a empezar. Y por eso he llorando tanto en ese capítulo.

Y por supuesto; el epílogo:
El epílogo fue en pocas palabras; hermoso y mágico. Y un ciclo. Quizá allí todo volvería a empezar y la tercera generación tendría sus nuevas aventuras. James Sirius Potter, ay dios, es igual a sus tíos Fred y George, tiene ese espíritu que nunca nadie le va a quitar de encima. Lily Luna Potter es una dulce mezcla entre la madre de Harry y Ginny. Puedo ver ambas de las dos en su forma deliberada, libre y amistosa de hablar. Y también nos encontramos con Teddy, Victoire, Rose y Hugo. Pero en realidad de quién quiero hablar es de Albus Severus Potter. Todos critican la elección de su nombre, pero por mi parte, me parece bien. Obviamente no es el nombre más lindo de todos (?) pero lleva honor en él. Sinceramente yo no sé que pensar en casa iría él. Su temor y desconcierto no quiere Slytherin, pero todo podría pasar, porque no tiene nada de malo. Pero no olviden que el Sombrero Seleccionador toma en cuenta tu eleccióin a veces. ¿Qué sí Albus quisiera ir a Gryffindor? ¿Podría? Yo creo que si JKR continuara la historia supondría que sí, pero entonces Albus mismo se daría cuenta que él pertenece a Slytherin.

Muchas personas opinan también que el final del libro ha sido cualquier cosa. Que el epílogo lo han hecho a las apuradas. Por lo que a mí respecta no me esperaba otra cosa más perfecta que ese epílogo y ese final. 
Muestra el temor y expectación que siente Albus, en como las cosas se arreglaron y cómo Harry tiene que dejar ir por segunda vez a un hijo suyo. Tiene que alejarlo de él, y preocuparse de que está bien.




Pero la cicatriz no le dolió a Harry por diecinueve años. Todo iba bien.





Puntuación:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión, duda, consulta, queja, pregunta, saludo, comentario o lo que sea de tu parte. Realmente, gracias.